Maram al-Masri

Poesía Feminista: 8

HATIFA

Madre: fallecida
Padre: Safar Ali
Edad: 16 años
Profesión: la muerte no le ha dejado trabajar

¿Es un crimen
si mis pies se alegran de tocar la esencia
de la tierra
cuando bailo?

¿Es un crimen
si desnudo mis hombros
y dejo flotar mi pelo?

¿Es un crimen
pintarme los labios
y decir que tengo boca?

¿Es un crimen
si soy una chica
como todas las otras chicas del mundo?

¿Si tengo un cuerpo,
si duermo,
si canto
si escribo
si tengo deseos
si amo?
¿Es un crimen vivir en un país
donde ahorcan
la libertad?

 

AMINATA

Madre: Diatou
Padre: Samba
Edad: 45 años
Profesión: cocinera

Ella decía
Señalando lo que hay entre sus piernas:

“Aquí
hay un dolor vivo
que sangra
que grita
que llora
Que cuenta la historia del sufrimiento
                                               y de la injusticia.

Ellos lo cortaron
pedazo a pedazo.
Cosieron su boca
para que no gimiera.

Dijeron con orgullo:
“Hemos cortado la cabeza de Satán.”

Mataron a la mujer que había en mí.

Me transformaron
en cadáver
ambulante.”

 

ZOHRA

Madre: Hinda
Padre: Ismaïl
Edad: 35
Profesión: limpiadora

3h. 30 de la mañana
Zohra se despierta
y sale a la calle desierta y fría
sola,
con el corazón
acostumbrado al miedo.

6h.
está en su trabajo
para limpiar el suelo
antes de que lleguen pies.

5h. de la tarde
Zohra regresa a su habitación
en la que viven cuatro niños
y la foto de un marido
muerto recientemente
de una crisis cardiaca.

A las 3h.30
será hora de volver al trabajo.

A Zohra no le da tiempo
a limpiar su propia casa.
La abandona
como un zapato en la carretera…

Zohra se pregunta
         por qué ni las personas
                   ni la foto de la pared,
                                      ni la suerte
le sonríen

                            en Francia?

 

MADELEINE

Madre: Ginette
Padre: Maurice
Edad: 69 años
Profesión: ex mercera

Aún hace demasiado frío
para calzar sandalias abiertas
Los dedos de sus pies retorcidos de reumatismo
no encajan en ningún zapato.

Aún hace demasiado frío
para que la señora Dupont
se ponga vestidos de verano
y se siente como una turista
los días de canícula
en la acera.

La señora Dupont tiene dos hijos.
Los dos han perdido su número de teléfono.

 

De: Almas con pies desnudos (Colección Lancelot, nº 7. Artsolut, 2020)
Traducción de M. Guillermo y E. Castejón
Revisión poética de J. Marín
Contacto: coleccionlancelot@gmail.com. +34 619182389



29/9/2020

Sitio elaborado con Drupal, un sistema de gestión de contenido de código abierto