Rebeca Quintans

Juan Carlos I. La biografía sin silencios

Akal, Madrid, 2016, 737 págs.

Una biografía de Juan Carlos I para personas adultas

Si a Juan Carlos de Borbón alguien le hubiera dicho el 23 de julio de 1969, tras jurar en ceremonia solemne como sucesor de Franco “a título de rey” los Principios del Movimento Nacional y las Leyes Fundamentales de la dictadura, que efectivamente reinaría y que, además, durante cuatro décadas millones de personas le considerarían el “salvador de la democracia” dentro y fuera de España, sin duda habría pensado que era un loco o uno que se había pasado con las copas. Pero eso es exactamente lo que ha sucedido. ¿Cómo ha sido posible tamaño prodigio?

Una de las claves para entenderlo —y no digo que sea la única— ha sido la censura y, sobre todo, la autocensura con la que los principales medios de comunicación han informado o desinformado sobre Juan Carlos I y su familia. Si se hubiese tratado informativamente al antiguo rey y a sus parientes con la libertad que se ha tratado a otros cargos institucionales (presidentes de gobierno, presidentes autonómicos, presidentes del Tribunal Constitucional, alcaldes y alcadesas, etc.), Juan Carlos de Borbón habría acabado sus días en el exilio. Basta pensar en el 23-F, en los muchos líos económicos en los que se ha visto metido y que han acabado con muchos de sus partenaires de negocios en la cárcel (José Mª Ruiz-Mateos, Mario Conde, Javier de la Rosa, Manuel Prado y Colón de Carvajal, etc.) y en sus muchos affaires amorosos y sexuales, asunto éste de vital importancia para una institución que se fundamenta en la lotería de los óvulos y los espermatozoides. A partir de este ambiente cortesano y genuflexo se han escrito hagiografías que se han pretendido pasar por biografías serias y rigurosas (pienso, por ejemplo, en la de Paul Preston, un lastimoso ejercicio de adulación inexplicable en un historiador serio).

En 2001, sin embargo, la editorial Kalegorria, del entorno de la izquierda abertzale del País Vasco, publicó Un rey golpe a golpe. Biografía no autorizada de Juan Carlos de Borbón. La autoría se la atribuía una tal Patricia Sverlo pero también se advertía que ese nombre era un seudónimo porque “en las actuales circunstancias políticas un proyecto de estas características es inasumible individualmente por nadie”. El seudónimo, se decía, más que a una persona representaba un “estado de situación” que se esperaba cambiara en el futuro. Dicho con otras palabras: a las alturas de 2001, todavía había que firmar con seudónimo una biografía crítica de Juan Carlos I por temor a las represalias en forma de, por ejemplo, acusación de delito de injurias o calumnias a la Corona. Por fortuna, parece que las cosas han cambiado para bien en los quince años transcurridos desde entonces. Quién llevó el peso principal de la redacción de aquel libro (que se vendió como rosquillas gracias únicamente al “boca a boca”), la periodista Rebeca Quintans, ha decidido ampliar la biografía y firmarla con su propio nombre. No se la pierdan. El relato que se hace, por ejemplo, sobre su actuación antes, durante y después del 23-F es de lo mejor que se ha escrito al respecto. Es, sin duda, el intento más serio realizado hasta la fecha de explicar la vida del antiguo Jefe del Estado, Mando Supremo de la Fuerzas Armadas y primer y más obediente súbdito del Imperio de las barras y las estrellas.

José Luis Gordillo

30/8/2016

Sitio elaborado con Drupal, un sistema de gestión de contenido de código abierto