Greenpeace

Las claves del informe del IPCC sobre la emergencia climática

El Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) —el organismo de la ONU responsable de evaluar el estado del conocimiento sobre el cambio climático, sus causas e impactos— ha publicado la primera de las tres partes de su nuevo informe de evaluación, dedicado a la evidencia científica entre las emisiones humanas y el clima extremo.

Sus tan esperadas conclusiones son claras y nítidas: el origen humano del cambio climático es inequívoco e indiscutible y se está agravando a un ritmo muy alarmante, incluso más rápido de lo que se temía.

¿Nos sorprende? Por desgracia, no. Pero este informe hace aún más escandalosa la inacción política de quienes nos gobiernan, mientras la peor cara del cambio climático ya está ante nuestros ojos, en todos los continentes, con inundaciones dramáticas, temperaturas récord o sequías e incendios devastadores.

Los cuatro puntos clave del informe del IPCC:

• Nuestro sistema climático está cambiando rápidamente y sin duda es debido a la actividad humana.

• Los cambios son de una naturaleza sin precedentes en toda la historia de la humanidad y algunos de ellos ya son irreversibles. Nuestra huella ya está en todas partes y hemos dejado un legado que durará cientos y miles de años, con el derretimiento de la capa de hielo en los polos, el aumento del nivel del mar y cambios en los océanos.

• Estamos haciendo que los fenómenos meteorológicos extremos sean más extremos y más frecuentes.

• Sin embargo, esto es solo el comienzo, si seguimos sumando carbono a la atmósfera. Cada tonelada de carbono añadida está empeorando la situación.

¿Qué problemas son aún reversibles?

• Cumplir con el nivel de calentamiento del Acuerdo de París de 1,5 °C haría que todos los cambios futuros fueran menores y más manejables. Cuanto más rápido lleguemos a cero emisiones y menores sean las emisiones totales para entonces, menores serán el calentamiento futuro y los impactos relacionados.

• El camino a 1,5 °C es muy estrecho, pero aún existe. No será por mucho tiempo, si los recortes de emisiones no se aceleran a lo grande. El presupuesto de carbono restante para 1,5 °C se consumiría para 2030 si los países solo mantuvieran sus objetivos climáticos actuales.

Ante estos datos alarmantes, ¿cómo se puede afrontar el reto climático? Desde Greenpeace vamos a seguir trabajando para:

Llevar a empresas y Gobiernos a los tribunales. No vamos a permitir que este informe se archive ante su pasividad, al contrario, exigiremos justicia climática. Al fortalecer aún más la evidencia científica entre las emisiones humanas y el clima extremo, el IPCC ha proporcionado más pruebas para responsabilizar directamente a la industria de los combustibles fósiles y a los Gobiernos por la emergencia climática.

Condicionar las ayudas económicas públicas a la agenda climática y ambiental, de tal forma que no puedan estar vinculadas en ningún caso a actividades que contribuyan al cambio climático y causen daños a la biodiversidad.

Evitar el greenwashing o “lavado de cara verde” y la publicidad engañosa en materia de cambio climático de las empresas de combustibles fósiles.

Alinear los objetivos de reducción de emisiones con las recomendaciones científicas para que, tanto a nivel europeo como estatal, las leyes de cambio climático establezcan objetivos de reducción de emisiones más ambicioso.

10/8/2021

Sitio elaborado con Drupal, un sistema de gestión de contenido de código abierto