Pablo Servigne y Raphaël Stevens

Colapsología

Arpa Editores, Barcelona, 2020

Colapsología: ciencia al servicio de la supervivencia

 

A Sílvia, por los afectos compartidos. D.E.P.

 

Viendo que ningún gobierno plantea una salida de la crisis de la covid diferente de “volver a consumir” para “volver a crecer” (aunque con tintes verdes), sorprende la atención mediática que está recibiendo el libro Colapsología [1], de Pablo Servigne y Raphaël Stevens. No en vano se trata de un libro descaradamente antisistema, al que muchos calificarán de agorero, pesimista u otras lindezas que suele verter el pensamiento mainstream. No olvidemos que esa misma prensa sigue prestando su altavoz para difundir los mensajes contrarios: “no estamos tan mal”, “con innovación y tecnología resolveremos todos los problemas”, etc. [2].

Dejando aparte la bipolaridad de cierta prensa, estamos ante un libro divulgativo que habla del colapso de nuestra sociedad. Se trata también de la presentación ante esa misma sociedad de la disciplina científica que da nombre al ensayo. Sobre el colapso, éste se puede anticipar, basándonos en las ciencias de la Tierra (sirvan el Calentamiento Global y el peak oil como señales inequívocas de que en las próximas décadas algo va a cambiar); pero el colapso también se puede (y se debe) manejar de forma que se evite una tragedia social y cultural. Aquí entran en juego las ciencias sociales, que deben ayudar a cambiar el relato del hiperconsumo como máxima ambición humana, fomentando la colaboración y la solidaridad.

En la primera parte del libro, los autores argumentan por qué vaticinan que se acerca el colapso. Los argumentos son conocidos al menos desde que, en la década de los setenta del siglo pasado, el Club de Roma encargase el estudio sobre Los límites del crecimiento [3], y se han convertido en un tema de actualidad desde que el Calentamiento Global es una realidad palpable.

Son conscientes los autores de que su empresa juega con desventaja, al igual que le ha pasado al propio Cambio Climático. No en vano se enfrenta a problemas cognitivos (como la limitada atención que prestamos los humanos a los riesgos a largo plazo), mitos asentados en la sociedad (valga como ejemplo el incuestionable crecimiento económico) o incluso tabús como puede ser el problema demográfico.

Además de los conocidos problemas ecológicos y de falta de recursos, resulta revelador cómo argumentan los autores sobre la fragilidad sistémica de nuestra sociedad. Y es que cuanto más complejo es un sistema, más interconectado está, y por tanto se hace más vulnerable a un fallo sistémico. No está de más recordar que el libro está escrito en 2015, mucho antes de la irrupción del Covid y de otros eventos que han hecho palpable esta fragilidad sistémica: aparte de la pandemia y sus numerosas repercusiones [4], no olvidemos eventos recientes como el bloqueo del canal de Suez a finales de marzo de 2021 o el ataque informático a los oleoductos norteamericanos este mismo mes, que hacen que la filosofía de Taleb tome forma [5]. Como se insiste en el libro, no podemos hacer de futurólogos, pero es importante estar atentos a las señales anunciadoras.

Y es que es más fácil pronosticar las consecuencias en el clima causadas por la acción humana, que sus repercusiones sobre las sociedades complejas e interconectadas. Se trata de un viejo problema de las ciencias sociales. Como dice un chiste de economistas, Dios creó a estos para hacer quedar bien a los meteorólogos. En este caso, la Colapsología asienta sus patas tanto en las ciencias duras como blandas: aspira a detectar las señales del colapso, y también pretende encauzar de la mejor forma posible la gestión del mismo. Tal como se explica al principio del libro, tendremos que superar una etapa de duelo por la pérdida de la sociedad en la que hemos vivido, experimentando las emociones de todas sus fases: desde la negación inicial, pasando por un largo proceso que nos lleve hasta la aceptación. La esperanza se encuentra en que no estamos solos en este proceso: en primer lugar, porque experimentar estas sensaciones sabiendo que no somos los únicos ayuda a superar el trance. Y, por otro lado, porque según la experiencia de otros colapsos sufridos (¡aunque no todos!), no es el caos y el egoísmo lo que suele aparecer en este tipo de crisis, sino la colaboración y la solidaridad.

Ser portador de malas noticias siempre es una tarea ingrata. Los autores de Colapsología asumen el reto, aunque no estamos tan avanzados como para que este libro sea un best seller. Mentalizar a la gente de que el colapso es posible, para evitarlo: ése es el gran objetivo de este libro. Con el tiempo se verá si encontramos la forma de esquivar el colapso, o si es éste quien nos encuentra a nosotros, sin tiempo ya para asegurar una transición digna.

Notas:

[1] Pablo Servigne y Raphaël Stevens, Colapsología, Arpa Editores, 2020. ISBN 9788417623562.

Si bien el libro fue publicado en septiembre de 2020, uno de sus autores está realizando en las últimas semanas la campaña de promoción. Pablo Servigne ha sido entrevistado en varios medios de difusión nacional, como El País (3 de mayo de 2021: https://elpais.com/cultura/2021-05-03/pablo-servigne-la-unica-manera-de-sobrevivir-a-este-siglo-sera-la-ayuda-mutua.html), El Periódico (8 de mayo de 2021: https://www.elperiodico.com/es/la-contra/20210508/pablo-servigne-hay-duelo-mundo-11708009) o La Vanguardia (11 de mayo de 2021: https://www.lavanguardia.com/lacontra/20210511/7444377/quieres-evitar-colapso-global-convence-todos-habra.html).

[2] Valgan como muestra algunas entrevistas realizadas en La Vanguardia, en la misma sección en la que apareció Pablo Servigne:

Entrevista a Michael Shellenberger el 30 de marzo de 2021: https://www.lavanguardia.com/lacontra/20210330/6616566/recicle-plastico-llevan-tercer-mundo-tiran-mar.html 

Entrevista a Matt Ridley el 5 de mayo de 2021:

https://www.lavanguardia.com/lacontra/20210503/7424356/innovadores-suelen-fuera-rebano.html

[3] Donella Meadows, et al., The limits of growth, Universe Books. ISBN 0-87663-165-0.

[4] Aparte de las consecuencias sobre la salud y restricciones en las libertades, la pandemia ha catalizado problemas de suministro difíciles de prever, como el de los microchips (https://www.huffingtonpost.es/entry/crisis-microchips-empleo_es_60799e18e4b0deb3d5b380e7)

[5] Además de su conocida teoría del cisne negro (suceso sorpresivo, de gran impacto y que posteriormente se racionaliza), Nassim Nicholas Taleb ha dedicado parte de su obra a analizar la fragilidad de la sociedad ante eventos difíciles o imposibles de prever.

Pablo Massachs

27/5/2021

Sitio elaborado con Drupal, un sistema de gestión de contenido de código abierto