Nos han dejado dos compañeros imprescindibles