La FP y el techo de cristal de los chicos de la clase obrera