La Covid-19 no fue un desastre natural