Pandemia y futuro: no se aprende ni por shock