¿Tenemos un lío con la democracia?