Caldeando el ambiente en Ucrania y Taiwán