El nudo gordiano: el tiempo de las reformas es finito