Tratados indignos en tiempos de pandemia