Julio Anguita, excepcionalidad y virtud