La escalada de leyes antigarantistas en Latinoamérica