Vigilancia digital: antes y después del COVID-19