Sobre la marginación de Manuel Sacristán