Theo Angelopoulos, el refugio y la poesía