El gobierno Maragall premia con la Creu de Sant Jordi los despidos masivos de obreros