¿La Iglesia católica versus ciudadanía?