Frontex, el instrumento del egoísmo colectivo de la Europa rica