Al compañero Taibo y otros anticapitalistas de buena voluntad