Libia: ¿y tú qué propones?