Con los perdedores del mejor de los mundos