¿Superará la izquierda catalana el delirio identitario?