Una solución negociada de la crisis nuclear iraní está al alcance de la mano