Un comentario marginal sobre corrupción y delito económico