La clase media aspiracional, un fantasma para tiempos de escasez