A propósito del archivo de la querella por la ejecución de Puig Antich