¿La eternización de Putin?