Cuatro verdades y una mentira tras dos meses de encierro