La producción de riqueza es siempre colectiva