Sobre tuits y mascarillas o las leyes fundamentales de la estupidez humana