Nueva crisis: evitar los viejos errores