Coronavirus. ¿Quién es el verdadero enemigo?