El discurso de la prostitución, rehén histórico de la trata de personas