Marcelino Camacho: lo posible y lo necesario