Lula, el preso del Sur global