El «manifiesto ecosocialista» treinta años después