La caridad de los «brazos abiertos» en el mundo que viene