El empresario que ve a Cataluña ocupada por «salvajes»