La crisis ecológica es el síntoma, el capitalismo la enfermedad