¿Milagro o espejismo?