¿Marcha inexorable hacia la catástrofe climática?