Política de las emociones: marea negra, marea amarilla