Una implosión triple y simultánea en el centro de la UE