La situación es mucho más peligrosa que en la Guerra Fría