¿Es posible hoy el debate racional, crítico y constructivo entre las izquierdas?