Se cierra el cerco alrededor de Julian Assange