Las patas cojas del régimen constitucional