La mayoría no sale de la crisis